Close
  • Monopatin - Inokim - Xiaomi - Lime

Monopatines eléctricos: el transporte del futuro, hoy

Su uso está creciendo de manera muy rápida en las principales ciudades del mundo. Los hay tanto de uso personal como de uso compartido, y son elegidos por su practicidad para recorrer distancias cortas.

El uso desmedido de los automóviles en las grandes urbes y su impacto negativo en la salud de la población y el medio ambiente han llevado al creciente desarrollo de nuevas tecnologías de movilidad en gran parte del mundo. En este contexto, el transporte eléctrico se perfila como uno de los principales protagonistas de las ciudades sustentables del futuro.

Dentro de la variedad existente de vehículos propulsados por motores eléctricos, los monopatines han sabido ganar mucha visibilidad en los últimos años. Problemáticos para algunos, prácticos y eficientes para otros, estas pequeñas tablas con dos ruedas y un manillar conquistan ciudades a pasos agigantados.

Según explicó la experta en movilidad compartida y vehículos autónomos Regina Clewlow a BBC Mundo, el uso de los monopatines eléctricos está despegando muy rápidamente. Ella es CEO y co-fundadora de Populus, una empresa norteamericana dedicada a analizar los sistemas de transporte en las áreas metropolitanas. Uno de sus estudios más recientes arrojó como resultado que el 70% de los habitantes de las grandes ciudades de Estados Unidos ven de forma positiva a los monopatines eléctricos, mientras que el 3,6% dice haberlos usado al menos una vez.

Clewlow aseguró que esta tasa de adopción es “relativamente alta” comparada con otros servicios de transporte compartido. “El monopatín eléctrico (de alquiler) ha existido por menos de 12 meses, mientras que a los automóviles compartidos les llevó unos 12 años lograr cerca de 3% de gente que los usa”.

Hoy por hoy, el problema más grande al que se enfrenta este particular vehículo es la falta de regulación de su uso, algo lógico si nos ponemos a pensar en la rapidez con que se incorporaron a las ciudades. En Nueva York, por ejemplo, se cuestiona su circulación por las bicisendas, ya que están construidas para caminar o andar en bicicleta, y no contemplan otros usos. Sin embargo, empresas de alquiler de monopatines como Bird o Grin recomiendan andar por las mismas o al margen de la calzada, siempre respetando las normas de tránsito del lugar, usando casco y priorizando a los peatones.  

Más allá de esto, los monopatines tienen un gran potencial. Y es que son fáciles de conducir, son amigables con el medio ambiente, tienen bajo costo de mantenimiento y pueden emplearse con cualquier vestimenta, ya que no requieren esfuerzo físico. Cuando se presentan distancias demasiado largas para caminar y, a la vez, demasiado cortas para tomar un taxi o un Uber, el monopatín eléctrico aparece en escena como una opción ideal.

Según Clewlow, aún es muy pronto para adelantar conclusiones y entender esta tecnología, pero de algo está segura, y es que “las tasas de crecimiento (para este medio de transporte) son impresionantes”.

Foto de portada: theatlantic.com

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *