Close
  • Monopatin - Inokim - Xiaomi - Lime

La micromovilidad en la última milla

Los vehículos pequeños, con el monopatín eléctrico a la cabeza, han revolucionado la forma en la que las personas circulan por las ciudades en gran parte del mundo.

La ciudades no son estáticas, a medida que la población crece, el cambio se vuelve constante y las necesidades de desarrollo sustentable van en aumento. Gracias a la denominada “revolución de la micromovilidad”, el transporte urbano, la base para la realización de otras actividades, ha experimentado cambios significativos a nivel mundial.

El aumento acelerado del parque automotor en las urbes durante estos últimos años se ha convertido en uno de los mayores problemas para la convivencia ciudadana. La congestión vehicular y la contaminación son las consecuencias más evidentes de este proceso de urbanización. Un trayecto que antes no demandaba más de 15 o 20 minutos, hoy resulta imposible de atravesar debido a las complicaciones que presenta el tránsito.

La revolución de los vehículos pequeños responde a la necesidad de brindar una solución al famoso “problema de la última milla”. Este concepto, tomado de los estudios en economía del desarrollo y popularizado a nivel mundial, refiere al último tramo caótico que existe entre el camino libre de contratiempos y el lugar de destino. Son esos 2 o 3 kilómetros que le restan a nuestro viaje, una distancia que muchas veces es bastante larga para caminar, y donde hay mayor saturación vehicular.

La micromovilidad se perfila como una de las soluciones más viables ante la problemática de la última milla; incluso, es ideal para quienes viven a pocos minutos del lugar donde realizan sus actividades cotidianas. Su principal objetivo es disminuir el uso del automóvil.

Los monopatines eléctricos han sido la gran revelación del 2018, liderando una revolución que incluye a otros medios de transporte alternativos como las bicicletas eléctricas, patinetas eléctricas y segways, entre otras modalidades.

Según un estudio realizado entre mayo y junio del año pasado por Populus, una plataforma especializada en recolección de datos sobre transporte urbano, el 70% de los habitantes de las grandes áreas metropolitanas de Estados Unidos ve de manera positiva a los monopatines eléctricos. Al ser tan pequeños y plegables, son cómodos y prácticos para la movilidad personal, se pueden combinar perfectamente con el transporte público y se pueden guardar en cualquier rincón de la oficina o de la casa. Además, son económicos y ecológicos.

La investigación reveló también la rápida adopción que han tenido las empresas de alquiler de monopatines eléctricos, como Lime, Spin o Bird, durante su etapa de lanzamiento. En poco más de un año, el uso de estos vehículos unipersonales ha crecido un 3,6%.

¿Creés que la micromovilidad es el futuro del transporte en las ciudades? Dejanos tu comentario.

Foto de portada: Spin y Bird son dos de las empresas más grandes del mundo en el negocio del alquiler de monopatines eléctricos. Foto tomada por David Paul Morris/Bloomberg News

Related Posts

Deja un comentario