Close
  • Monopatin - Inokim - Xiaomi - Lime

La historia del monopatín: sus vínculos con la bicicleta

Descendiente de la draisiana, comenzó como un juguete hecho con ruedas de patines y una tabla de madera, luego evolucionó hasta convertirse en una alternativa de transporte sustentable muy original.

Sujetar firmemente el manubrio con ambas manos, colocar un pie sobre la base del vehículo y, con el otro en el suelo, impulsarse con fuerza. Un procedimiento tan simple como ese ha formado parte de la movilidad de las personas durante más de un siglo. Evolucionaron de la antigua draisiana, fueron repensados para los más pequeños y antes de llegar a ser eléctrico tuvo un motor de combustible. Esta es la historia de los monopatines, tan sencillos y prácticos como apasionantes.

Los comienzos

Si bien el origen de esta modalidad de transporte es muy incierto, encontramos en las primeras bicicletas a las antecesoras más directas.

Hacia el año 1818, el fabricante inglés Denis Johnson presenta su Hobby Horse (o Dandy Horse), una mejora del prototipo inventado en 1817 por el Barón Karl von Drais en Alemania: la laufmaschine o máquina de correr (también conocida como draisiana), el primer modelo práctico de bicicleta del cual se tiene registro, con dos ruedas dispuestas en líneas y un sistema de dirección.

Modelo de una Laufmaschine. Foto: revistabiker.com

Johnson crea dos versiones para su velocípedo: una para hombres y otra para mujeres. En  la primera de ellas, la persona debía montarse sobre la estructura de madera e impulsarse con los pies contra el suelo. Para las mujeres era difícil e incómodo realizar este movimiento debido a los largos vestidos que se utilizaban en la época, por lo que la nueva versión del vehículo unía las dos ruedas con una base de pocos centímetros de altura para que la persona pudiera ir semiparada sobre un asiento inclinado hacia adelante, sin necesidad de arruinar su vestimenta.

Vale aclarar que todos estos vehículos estaban reservados para la sociedad de clase alta, debido a sus elevados costos.

La Hobby Horse brindaba mayor comodidad a las mujeres de la época. Ilustración publicada por: revistabiker.com

Posteriormente, entre fines del siglo XIX y principios del siglo XX, comenzaron a desarrollarse los modelos más similares al monopatín actual, tanto en Europa como en Norteamérica.

Fuentes como goner.io o superprof.es señalan que los monopatines tradicionales se popularizaron como juguetes construidos de forma casera para que los niños pudieran entretenerse. Para ello, se reciclaban viejas ruedas de patines (los cuales ya existían desde 1760) y se las colocaba en una tabla de madera con manillar de forma muy rudimentaria. No pasaría mucho tiempo para que los adultos vieran en estos vehículos un gran potencial para la movilidad cotidiana y comenzaran a hacerles algunas modificaciones.

Foto de portada: La Hobby Horse de Denis Johnson pensada para mujeres. Publicada por: revistabiker.com

Related Posts

Deja un comentario