Close
  • Monopatin - Inokim - Xiaomi - Lime

Bird: del alquiler a la venta de monopatines eléctricos

Un repaso por los principales cambios que se han producido (y que se vienen) en una de las empresas líderes en vehículos de movilidad personal. El negocio del uso compartido, en alerta.

A principios de mayo, Bird, la empresa estadounidense de alquiler de monopatines eléctricos sin estaciones fijas, anunció la incorporación a su flota de un nuevo modelo de scooter diseñado especialmente por la propia compañía en base a sus necesidades de rentabilidad: mayor resistencia, duración y autonomía que los monopatines de estándar internacional utilizados hasta el momento (a saber: los arquetipos Xiaomi M365 y Ninebot ES, ambos prediseñados y fabricados en China).

Sin embargo, no fue este el dato particularmente llamativo de la noticia, puesto que muchas otras empresas (como Lime) ya habían comenzado a desarrollar sus propios modelos acorde al uso compartido. Lo que marcó el desconcierto en la industria de los monopatines eléctricos (y entre muchos/as aficionados/as) fue el salto de Bird hacia la comercialización de estos nuevos scooters.

Hablamos del Bird One, un modelo que alcanza una autonomía de aproximadamente 48 km (30 millas) y tiene una vida útil de, al menos, 1 año dentro del intenso ámbito del uso compartido. Este vehículo no sólo estará disponible en las calles para los usuarios de la plataforma, sino que, además, ya se puede adquirir de manera anticipada a través de su página web, a un precio de US$ 1299.

Bird One está disponible en tres colores: “Jet Black”, “Electric Rose” y “Dove Withe”. Fotos: Bird.

Desde la compañía, señalaron que esta decisión se sustenta en la demanda que han obtenido por parte de aficionados/as interesados/as en ser propietarios/as de los rodados. Travis VanderZanden, fundador y director ejecutivo de Bird, indicó a Los Angeles Times que cerca del 20% de los/las usuarios/as de la plataforma manifestó su deseo de pasar del alquiler a la compra de los scooters eléctricos.

Aún así, la firma aseguró que, por el momento, su negocio principal es y seguirá siendo el alquiler de vehículos de movilidad personal, aunque con algunos cambios: la flota de alquiler temporario y sin estaciones fijas se convertirá, gradualmente, en una flota destinada al alquiler mensual.  

El problema de los monopatines “descartables”  

Gracias al Bird One, la firma no se verá obligada a renovar su flota constantemente, hecho que en la actualidad le provoca pérdidas millonarias. Según la compañía, la duración promedio de sus unidades importadas es de 3 meses (y eso cuando no son víctimas del vandalismo), un período de tiempo que no le permite recuperar la inversión en la compra, carga y mantenimiento de los vehículos.

“Siempre supimos que tendríamos que entrar en el negocio del hardware“, dijo VanderZanden, y agregó: “Desde un principio, cuando comencé a importar scooters en Alibaba, estaba bastante claro que el hardware que existía en ese momento no iba a ser suficiente para el viajero frecuente”.

Lo cierto es que el Bird One no es la primera innovación que realiza la empresa para estabilizar su economía y ofrecer un vehículo más apropiado para el uso compartido. En octubre de 2018, la empresa efectuó el lanzamiento del Bird Zero, su primer monopatín de diseño propio, pensado para soportar un mínimo de 10 meses en las calles. El Bird One viene a ser el resultado de “los beneficios y aprendizajes del Bird Zero”, según la firma de scooters, que ahora extendió la duración de la batería y mejoró el bastidor con un marco de aluminio reforzado con acero.

Bird Zero, fabricado en colaboración con la empresa Okai. Foto: Bird

De a poco, el nuevo monopatín eléctrico se irá sumando a la flota actual de monopatines en más de 100 ciudades alrededor del mundo, aunque se priorizarán las ventas particulares. A su vez, la empresa dejará de comprar los monopatines Ninebot ES y destinará los Xiaomi M365 a los alquileres mensuales. A corto plazo, irá desapareciendo la modalidad de uso temporario y compartido.

Foto de portada: Bird

Fuentes: Bird, Los Angeles Times y The Verge

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *